archivo del blog

miércoles, 2 de febrero de 2022

Mouras




A partir del siglo V las dos diosas Isis y Deméter fueron asimiladas entre sí en el pensamiento griego. Gran maga, gran diosa madre, reina de los dioses, fuerza fecundadora y misteriosa de la naturaleza, diosa de la maternidad y del nacimiento. Las alas caídas son el símbolo del ángel caído a los infiernos, las alas en alto son símbolo de regeneración. La que tiene el poder de descender al inframundo, en ella está la virtud salvífica pero también la destructora, con ella se inician los atributos de la Virgen María y también en la Virgen Negra se conservan sus atributos terroríficos conectados con lo demoníaco. 

El simbolismo de la Virgen negra nos devuelve al Cantar de los Cantares, a la novia que es “morena [negra] y hermosa”. Nos devuelve a Cibeles, cuyo símbolo era una piedra negra, un meteorito, y a las imágenes negras de Demeter, Ártemis e Isis, además de a la Sekiná (a través de la luz radiante de la Sekiná todo enlaza con todo lo demás, como si estuviese conectado con una madeja luminosa de ser) exiliada, de manto negro, la “piedra preciosa”. Evoca la negrura del cielo nocturno, cuyas luminarias más resplandecientes son la luna y el lucero de la tarde, y también el misterio del espacio, como una madre que diese a luz cada noche a la luna y a las estrellas, y cada día al sol. Sobre todo, la Virgen negra con Cristo, su hijo, en las rodillas nos ofrece la imagen de la luz que brilla en las tinieblas, y de las doctrinas esotéricas y ocultas del gnosticismo y la alquimia.

 

La Virgen negra no sólo es la clave de la literatura mística y alquímica de los siglos XII y XIII, sino también de la tremenda proliferación de catedrales y abadías de la época.

 

El negro es el color que se asocia con la sabiduría, como la fase oscura del ciclo lunar, en que la luz se gesta en el útero, se transforma y surge de nuevo. Esta asociación es tan antigua como la piedra negra de la Kaaba, que antaño fue la epifanía de la gran diosa, y tanto como el manto o velo de Isis. La imagen de la Virgen negra encarna la sabiduría sin edad de la vida, la sabiduría sin edad de una dimensión oculta en la forma exterior de la naturaleza, que provoca su existencia, la informa, la guía; como una madre a su hijo, la contiene. El niño que lleva en los brazos es la vida misma, a la que da a luz eternamente; es zoé sosteniendo a bios. La Virgen negra simboliza, además, el misterio insondable del alma, que debe seguir la estrella que guió a los hombres sabios si desea comprender estos misterios y dar a luz al niño divino.

 

Extraído de "El mito de la diosa" de Anne Baring y Jules Cashford.

En Galiza temos tamén a nosa particular virxen ou divindade obscura, non é unha, son moitas, e viven nos lugares máis húmidos e inhóspitos da nosa xeografía, habitan nas fontes, nos ríos, nas pozas ou nas rochas, fan crecer a herba, fan crecer os penedos, elas peitean os seus longos cabelos mentres fían na roca, mentres espallan os seus tesouros, de prata, de ouro, de lúa e de sol. As súas almas son de terra, e se te atopas con algunha delas hache dicir "Eu son moura". Nada lles molesta máis que a impaciencia e a ansiedade (Orfeo volvéndose a Eurídice). Se che levan con elas deleitarste escoitando a melodía da auga que habitan, mentres o que para ti serán 2 minutos, para o resto da humanidade haberán de pasar anos. Non teñen presa, elas son a auga, a pedra, a sombra, a serpe ou o toro, elas traen a lúa e o sol, o encanto, o feminino antes incluso de que esta palabra existira, cando Zeus apareceu, chegou a "O país da Moura"!



Pedra, rocha, con, coio, croio, penedo, peneda, pena, laxe, seixo, mó, moa, pelouro, pandullo, petón, petouto, lousa, lastra, rouñeira, poldra, espondra, baixo, baixa, banqueta, cabezo, cría, filla, dente, larrasa, leixón, meixón, olga, retinga, san, toudal, touza...
En Galicia temos unha longa historia de vinculación coas pedras, pedras mouras ou seixos brancos, como xa no século II o historiador Ptolomeo denominou aos Tres Aguillóns de cabo Ortegal, "Promontorium Lapatiancorum" ou "Trileuco" que podería traducirse como os tres blancos. A idade destas rochas está estimada en 1.160 millóns de anos, o que duplica a idade das rochas máis antigas coñecidas ata agora en territorio peninsular. En todo o planeta só hai outros tres lugares con rochas tan lonxevas, en Terranova, Polonia e Australia.
Hai teorías que defenden que estes catro puntos estiveron unidos cando a Terra só tiña un continente, Panxea. Ortegal, Terranova, Polonia e Australia formarían o centro de Panxea.
O posible significado do topónimo do cabo anticipa o que os científicos nos deron a coñecer máis tarde. Ortegal é o lugar onde afloran as rochas máis antigas do mundo. Gallaecia, lugar onde emerxe a Pedra da Orixe. As peregrinacións a Gallaecia son un compoñente importante da historia de Europa, dende tempos moi antigos os habitantes do mundo coñecido debían facer esta viaxe ata o extremo occidente, o lugar onde se pon o sol, e tamén o lugar onde a pedra é tótem sagrado e o mar tenebroso. 


No hay comentarios: