archivo del blog

domingo, 22 de enero de 2023

Blanco


"Hay tres mundos en este mundo. Tres planos de lectura de los hechos o de las cosas, amén del literal, que es el único que de ordinario conocemos. Estos son grados de consciencia o formas de vivenciar la realidad. Nadie ignora que el conocimiento de estos planos ocultos se logra con el trabajo hermético y que éste tiene mucho más que ver con la guerrilla, que con la cursilería devota. Son tres los colores graduales, los pasos de la Obra Alquímica, llamada transmutación y también nuevo nacimiento. Este es el viaje iniciático, la aventura interior, la ascensión por grados en la escala evolutiva. El rojo se asocia a la fe y a la pasión necesaria para encarnar el Conocimiento. El verde obviamente ligado a la esperanza y también a la regeneración, significa la primavera que por fin se abre después del invierno. El blanco simboliza la plenitud y la caridad. De la luz blanca se irradian todos los colores. Del color negro sólo diremos que –por lo más alto– se asocia con el No-Ser." 

(Federico González, En el Vientre de la Ballena, 27).



"Nueve noches subió el próvido Zeus el sagrado lecho y se juntó con Mnemósine, lejos de los inmortales; y al cabo de un año, a la vuelta de la misma estación, pasados los meses y transcurridos muchos días, parió la diosa nueve doncellas de iguales sentimientos, cuya ocupación es el canto y en cuyo pecho el ánimo está libre de cuidados, cerca de la más alta cumbre del nevoso Olimpo. (Allí es donde aquellas forman ahora espléndidos coros y tienen magníficos palacios). Acompáñanlas en los banquetes las cárites y el Deseo; y, emitiendo su boca una voz agradable, celebran con sones deliciosos las leyes de todo lo existente y las costumbres venerandas de los inmortales."

Invocación a las musas
Teogonía de Hesíodo