viernes, 17 de octubre de 2008

displacer



1 comentario:

Anónimo dijo...

Maratacuba, aquí César, gracias por tus bonitas palabras... nunca dejes de dibujar porque a muchos nos encanta lo que haces, y además conociéndote se ve que hay mucho de tus interioridades en tus dibujos, que son indudablemente martacubas.
besos
Por cierto, al final en el 981 terminé bailoteando medio bolinga por las esquinas y apenas sé cómo llegué a casa.